Martes 18 de Junio de 2024







 29/10/2023 - SALUD
De los primeros síntomas a los tratamientos de la leucemia: 4 claves de la enfermedad que padece Wanda Nara

La actriz y conductora deberá seguir un tratamiento detallado por el equipo médico que la atiende, según qué tipo de leucemia se trate y cuál sea su pronóstico. Las etapas que deben transitar los pacientes, según los expertos


Este mediodía, la actriz y conductora Wanda Nara confirmó que padece leucemia. Meses atrás, Nara había sido internada en el Sanatorio Los Arcos, cuando recibió el primer diagnóstico. Y luego viajó a Italia, siempre con la supervisión de su equipo médico.


Si bien no aclaró que tipo de leucemia se trata, se consultó a un experto oncólogo sobre qué tipos de leucemia hay y cómo se tratan.


“La sangre está formada por células (glóbulos rojos y blancos) y plasma. Y la leucemia es el cáncer que se forma de las células sanguíneas, sobre todo de los glóbulos blancos. Es un crecimiento no controlado de los glóbulos blancos que se originan en la médula ósea y son los encargados de generar los linfocitos, llamados también protectores o defensas del organismo”, explicó a Infobae el doctor Diego Kaen (MP 1898), presidente de la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC).


Según aclaró Kaen, existen dos tipos de leucemias: las linfoides y las mieloides, que pueden ser agudas o crónicas.


“A partir de allí, existe una amplia clasificación detallada que enmarca a más de 20 enfermedades leucémicas. La persona que padece una leucemia, generalmente siente un gran decaimiento o falta de fuerzas, fatiga, mucho sueño e incluso también insomnio. Los síntomas son muy generales y comunes a otras enfermedades, por lo que para determinar su existencia es necesario hacer un análisis de sangre y luego una punción ósea. El paciente también puede manifestar fuertes dolores abdominales que pueden significar un agrandamiento del bazo, signo de una posible leucemia. Dicho agrandamiento se verifica con una ecografía o tomografía computada”, precisó Kaen, que es jefe de investigación del Centro Oncológico Riojano Integral.


“Primero se realiza un análisis de sangre, que determinará la cantidad de glóbulos blancos existentes. Luego se ordina la punción, generalmente en la cadera y por último, un diagnóstico molecular va a determinar qué tipo de leucemia es la que padece el paciente”, indicó el especialista.


Y concluyó: “Es una enfermedad que generalmente se manifiesta en niños y adultos mayores de 60 años. Y suele tener muy buenos pronósticos con distintos tratamientos oncohematológicos, que dependerán del tipo de leucemia que se trate. Puede ser un tratamiento oral con pastillas o incluso con quimioterapia. También se puede llegar al trasplante de médula en otros casos”.


4 claves de la enfermedad


Según detallan expertos de la Mayo Clinic, la leucemia, por lo general, involucra a los glóbulos blancos. Los glóbulos blancos son poderosos combatientes de infecciones; por lo general, crecen y se dividen de manera organizada, a medida que el cuerpo los necesita.


Pero en las personas que tienen leucemia, la médula ósea produce una cantidad excesiva de glóbulos blancos anormales que no funcionan correctamente.


1. Cómo se forma la leucemia


“En general, se cree que la leucemia aparece cuando algunas células sanguíneas adquieren cambios (mutaciones) en el material genético o ADN. El ADN de una célula contiene instrucciones que le dicen lo que debe hacer. Habitualmente, el ADN le indica a la célula que crezca a cierto ritmo y que se muera en determinado momento. En la leucemia, las mutaciones indican a las células sanguíneas que continúen creciendo y dividiéndose”, sostienen los especialistas de la entidad sanitaria.


Y agregan: “Cuando esto sucede, la producción de células sanguíneas se descontrola. Con el tiempo, esas células anormales pueden desplazar a las células sanguíneas sanas de la médula ósea, lo que disminuye la cantidad de plaquetas, glóbulos blancos y glóbulos rojos sanos, y causa los signos y síntomas de la leucemia”.


2. Cómo se clasifica la leucemia


Los médicos clasifican la leucemia en función de la velocidad de evolución y de los tipos de células involucrados. El primer tipo de clasificación se centra en la velocidad de evolución de la leucemia:


-Leucemia aguda. En la leucemia aguda, las células sanguíneas anormales son células sanguíneas inmaduras (blastos). No pueden cumplir sus funciones normales y se multiplican rápido; por lo tanto, la enfermedad empeora con rapidez. La leucemia aguda exige un tratamiento oportuno y agresivo.


-Leucemia crónica. Existen muchos tipos de leucemias crónicas. Algunas producen demasiadas células y otras, muy pocas. La leucemia crónica comprende células sanguíneas más maduras. Esas células sanguíneas se replican y acumulan muy lentamente, y pueden funcionar con normalidad durante un tiempo. Algunas formas de leucemia crónica, al principio, no producen síntomas tempranos, por lo que pueden pasar desapercibidas o no diagnosticarse durante años.


El segundo tipo de clasificación tiene en cuenta el tipo de glóbulo blanco afectado:


-Leucemia linfocítica. Este tipo de leucemia afecta las células linfoides (linfocitos) que forman el tejido linfoide o linfático. El tejido linfático forma el sistema inmunitario.


-Leucemia mieloide. Este tipo de leucemia afecta las células mieloides. Estas originan los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las células que producen plaquetas.


3. Tipos de leucemia y fases


                             


Los principales tipos de leucemia son:


-Leucemia linfocítica aguda. Este es el tipo más frecuente de leucemia en niños jóvenes. La leucemia linfocítica aguda también puede afectar a los adultos.


-Leucemia mieloide aguda. La leucemia mieloide aguda es un tipo de leucemia frecuente. Afecta a niños y a adultos. La leucemia mieloide aguda es el tipo más frecuente de leucemia aguda en adultos.


-Leucemia linfocítica crónica. Si tienes leucemia linfocítica crónica, la leucemia crónica más frecuente en adultos, es posible que te sientas bien durante años sin necesitar tratamiento.


-Leucemia mieloide crónica o CML. Este tipo de leucemia afecta principalmente a adultos. Una persona que padece leucemia mieloide crónica tiene pocos síntomas o ninguno durante meses o años antes de ingresar a una fase en la que las células de la leucemia crecen más rápido. El pronóstico de una persona con CML depende de la fase de la enfermedad y de la cantidad de blastos en la médula ósea, así como otros factores, como la edad del paciente, los recuentos sanguíneos y si el bazo está agrandado.


a)Fase crónica: Los pacientes cuya leucemia se encuentra en la fase crónica normalmente tienen menos del 10% de blastos en las muestras de sangre o médula ósea. Estos pacientes generalmente presentan síntomas muy leves (si es que los presentan) y generalmente responden a tratamientos convencionales. La mayoría de los pacientes son diagnosticados en la fase crónica.


b)Fase acelerada: Se considera que los pacientes están en fase acelerada si se presenta muestras de sangre tienen 15% o más, pero menos del 30% de blastos; si los basófilos constituyen un 20% o más de la sangre; si los basófilos y los promielocitos combinados constituyen un 30% o más de la sangre; si los recuentos son muy bajos de plaquetas (100 x 1.000/mm3 o menos) que no son causados por el tratamiento o si hay nuevos cambios cromosómicos en las células de la leucemia con el cromosoma Filadelfia Los pacientes cuya CML está en una fase acelerada pueden presentar síntomas, como fiebre, falta de apetito y pérdida de peso. La CML en la fase acelerada no responde tan bien a los tratamientos como la CML en la fase crónica.


c)Fase blástica (también denominada fase aguda o crisis blástica). Las muestras de médula ósea y/o de sangre de un paciente cuya leucemia se encuentra en esta fase tienen 20% o más de blastos. Se observan grandes agrupaciones de blastos en la médula ósea. Las células blásticas se han propagado de la médula ósea a otros tejidos y órganos. Estos pacientes frecuentemente presentan fiebre, poco apetito y pérdida de peso. En esta fase, la CML actúa de forma muy similar a una


-Otros tipos. Existen otros tipos de leucemia poco frecuentes, como la leucemia de células pilosas, los síndromes mielodisplásicos y los trastornos mieloproliferativos.


4. Factores de riesgo


Los factores que pueden aumentar los riesgos de manifestar algunos tipos de leucemia son los siguientes:


-Tratamientos oncológicos previos. Las personas que se sometieron a determinados métodos de quimioterapia y radioterapia por otros tipos de cáncer corren un mayor riesgo de manifestar ciertos tipos de leucemia.


-Trastornos genéticos. Las anomalías genéticas parecen influir en el desarrollo de la leucemia. Ciertos trastornos genéticos, como el síndrome de Down, están asociados con un mayor riesgo de padecer leucemia.


-Exposición a ciertas sustancias químicas. La exposición a ciertas sustancias químicas, como el benceno (el cual se encuentra en la gasolina y se utiliza en la industria química), está relacionada con un mayor riesgo de padecer algunos tipos de leucemia.


-Tabaquismo. Fumar cigarrillos aumenta el riesgo de padecer leucemia mielógena aguda.


-Antecedentes familiares de leucemia. Si a algún miembro de tu familia se le ha diagnosticado leucemia, tu riesgo de padecer la enfermedad puede aumentar.


Sin embargo, la mayoría de las personas que presentan factores de riesgo conocidos no padecen leucemia. Y muchas personas con leucemia no presentan ninguno de estos factores.












PINAMAR24 EN FACEBOOK


© 2022 - PINAMAR 24
PROPIETARIO: DIEGO ANDRES URIBE
DIRECTOR GENERAL: DIEGO ANDRES URIBE
FECHA 18/06/2024 EDICIÓN: NÚMERO
DOMICILIO LEGAL: JASON 429 PINAMAR
REGISTRO DNDA EN TRÁMITE