Jueves 22 de Febrero de 2024


 28/11/2023 - ESPECTACULOS
Ricardo Piñeiro: el representante de modelos de los ‘90 que perdió todo, padeció alcoholismo y se reinventó.

Fue el mánager de las top más consagradas y su nombre sinónimo de éxito, pero un día abandonó la escena pública. Ayer lo encontraron en su casa con bajos signos vitales, había sufrido un ACV y pelea por su vida.



Durante un periodo aproximado de veinte años, el nombre de Ricardo Piñeiro fue sinónimo de prestigio en el ámbito de la moda argentina. Se destacó como el principal competidor de Pancho Dotto durante la década de los noventa, en la cual ejercía control sobre las trayectorias profesionales de numerosas modelos de renombre en la Argentina. Hoy lucha por su vida luego de que el domingo por la tarde lo encuentren en su domicilio de Recoleta con bajos signos vitales. Había sufrido un ACV hemorrágico y fue trasladado al Hospital Fernández. Su pronóstico es reservado.



Actualmente, la vida de Piñeiro tomó un rumbo distinto, orientándose hacia la fotografía, el cuidado de sus cuatro perros y su participación activa como voluntario en una congregación religiosa. Con 66 años de edad, decidió apartarse del mundo del espectáculo y de las pasarelas hace aproximadamente una década. En aquel entonces, dirigía a las modelos más destacadas y solicitadas del momento: Andrea Frigerio, Mariana Arias, Paula Chaves y Verónica Lozano, entre otras.


En 2011 sufrió un duro revés económico que lo obligó a reinventarse, un episodio crucial que significó un punto de inflexión: por una estafa perdió “hasta el nombre”, reconoció, un hecho del que asegurara que también tenía una parte de responsabilidad, por lo que aceptaba lo sucedido. Como él mismo reconociera, nunca fue un buen empresario, sino más un “idealista”, y ese tipo de experiencias son las que forjan el aprendizaje.


                 Ricardo Piñeiro es voluntario de la iglesia de las Hermanas Esclavas del Sagrado Corazón (IG richardpineirooficial)Ricardo Piñeiro es voluntario de la iglesia de las Hermanas Esclavas del Sagrado Corazón (IG richardpineirooficial)

De años de eventos, reuniones y compromisos sociales, a pasar a un tiempo de una existencia más tranquila y solitaria, encontrando su lugar de pertenencia en la iglesia de las Hermanas Esclavas del Sagrado Corazón, congregación de la que es voluntario. Con el transcurso del tiempo, además, descubrió su inclinación hacia la fotografía, un campo que complementa su amor por los animales.


Inicialmente, la fotografía era un pasatiempo hasta que Gabriel Rocca, quien había sido el fotógrafo principal en su agencia de modelos, reconoció en él un talento excepcional para esta forma de arte y lo alentó a profundizar en esta disciplina. En la actualidad, Piñeiro exhibe sus obras en diversas muestras artísticas. En julio pasado, por caso, después de ocho meses de dedicación, inauguró una exposición fotográfica que incluye imágenes de puertas icónicas y de edificaciones emblemáticas de Buenos Aires. Tras 8 meses de trabajo, presentó la exposición que lo volvió a reconectar con la fotografía, luego de que en 2018 exhibiera los retratos espontáneos de sus fieles compañeros a lo largo de los años: sus adorados perros. Se tituló, “Fuego Sagrado”.


En un momento tuve una gran depresión, no sé si llamarlo una estafa, pero tuve muchos problemas y se tuvo que cerrar la empresa”, contó Piñeiro hace algunos meses en Socios del espectáculo. En ese entonces, el representante aseguró que producto de esa situación “empecé a tomar un poquito de más. Ahí recurrí a Alcohólicos Anónimos, al lado de la iglesia, y me salvó la vida”, admitió, y agregó con felicidad: “Hace cinco años que no tomo alcohol”.


                       En instagram, Ricardo Piñeiro suele mostrar el día a día con sus cuatro dachshund (IG richardpineirooficial)

En instagram, Ricardo Piñeiro suele mostrar el día a día con sus cuatro dachshund (IG richardpineirooficial)

También hizo una referencia a los problemas económicos por lo que pasó en los últimos tiempos. “Yo no soy millonario, nunca lo fui aunque la gente lo creía. Vivo en un departamento lindo pero me rompí el alma durante 40 años”, admitió, antes de contar parte de su labor como voluntario en el comedor, donde controla el ingreso de las personas y colabora con el armado de las viandas.


“Estoy comprometido con la causa. Tratamos de rescatar a la gente que está en situación de calle y la intención es que esa gente se inserte de nuevo en la sociedad y pueda tener un trabajo digno”, afirmó sobre un vínculo que estableció hace unos tres años. “Les servimos un plato de comida a cada uno, un postre, agua, se reza y se agradece que estamos comiendo”, afirmó. Y luego de recibir el saludo de una señora: “Estas son las cosas que me gratifican”.





 



Respecto de su pasado al lado de las máximas exponentes de la belleza en la Argentina, rememoró: “A Paula Chaves la quiero muchísimo, hay chicas que son muy agradecidas... Mariana Arias es una excelente conductora, periodista, trabajó toda la vida conmigo”, destacó.

Y las diferenció, aunque sin dar nombres, de otras modelos. “Este es un medio bastante especial, porque generalmente hay muchas chicas desagradecidas y no lo digo por resentimiento”, sentenció, y habló de su experiencia: “Ves una chica que puede funcionar, la empezás a formar, lo que uno hace como manager. Y después se nos agrandan un poco. Y eso no está bueno. Siempre digo, diosas arriba y terrenales abajo”.


“Recordemos que la mejor manera de prepararnos para el futuro es vivir bien el presente”, detalló hace poco más de 10 días en su cuenta de instagram, además de recodar que “grande es aquel que para brillar no necesita apagar la luz de nadie”. En la misma red social suele mostrar el día a día con sus cuatro Dachshund, los perros con los que incluso hace cinco días compartió una imagen y aclaró: “Celebrando ser parte de esta gran familia”.











PINAMAR24 EN FACEBOOK


© 2022 - PINAMAR 24
PROPIETARIO: DIEGO ANDRES URIBE
DIRECTOR GENERAL: DIEGO ANDRES URIBE
FECHA 22/02/2024 EDICIÓN: NÚMERO
DOMICILIO LEGAL: JASON 429 PINAMAR
REGISTRO DNDA EN TRÁMITE