www.pinamar24.com.ar
Lunes 16 de Diciembre de 2019
 26/11/2019 -  Madariaga
Cuatro policías de Madariaga irán a juicio oral por un presunto caso de “apremios ilegales”

Lo resolvió la Sala II de la Cámara de Apelaciones Departamental al rechazar un recurso de la defensa. Los imputados dieron su versión de los hechos, pero algunos de sus dichos y argumentos están controvertidos con la propia prueba que hay en el expediente.



Lo resolvió la Sala II de la Cámara de Apelaciones Departamental al rechazar un recurso de la defensa. Los imputados dieron su versión de los hechos, pero algunos de sus dichos y argumentos están controvertidos con la propia prueba que hay en el expediente.


En un reciente fallo dictado por la Sala II de la Cámara Penal Departamental se rechazó el recurso presentado por la defensa de cuatro policías de Gral. Madariaga, quienes deberán afrontar juicio oral imputados por un presunto caso de “apremios ilegales”.


Según surge de la resolución, el Juez de Garantías de Villa Gesell había dispuso elevar a juicio las actuaciones rechazando la oposición de la defensa de los policías involucrados, razón por la cual se apeló la resolución ante la Cámara Penal de Dolores, quedando radicada el caso en la Sala II donde recientemente se resolvió.


Los Jueces de Cámara Dres. Lía Raggio y Daniel Rezzónico señalaron que la defensa había sostenido, que el Juez de Garantías había dado por acreditado que el personal policial había actuado con  exceso y “con pretensión de haber cometido un apremio ilegal”, cuando ello solamente surgía de la declaración de la víctima, la que describía como “interesada”.


Asimismo señalaba en la apelación que resultaba entendible, que si una persona se resistía a su detención se podían producir lesiones y por ello la necesidad de que participaran múltiples efectivos. Que en el caso las lesiones producidas resultaban leves, que si los hechos hubieran ocurrido como los describió el denunciante las lesiones hubieran sido de mayor consideración. Y resaltó que la resolución del Juzgado había “colocado a sus asistidos en la ilegítima situación de tener que demostrar su inocencia”, cuando existían pruebas suficientes para acreditar la inexistencia de delito alguno.


El caso: según la resolución de la Cámara, alrededor de las 15 horas de 6 de marzo de 2018 dentro del predio de una vivienda de la localidad de Valeria del Mar (Pdo. de Pinamar), cuatro miembros de la Policía de la Provincia de Buenos Aires en ejercicio de sus funciones, en ocasión de efectivizar la detención de un ciudadano le ordenaron tirarse del piso, donde luego de propinarle golpes en su cuerpo procedieron a colocarle las esposas, para luego, mientras tres de ellos lo sujetaban el efectivo restante le propinaba al detenido una patada en la cara. Luego lo subieron para su traslado a un móvil policial, en cuyo interior y mientras se desplazaban por la ruta Provincial 74 con destino a la Comisaría de Gral. Madariaga continuaron propinándole golpes mientras lo amenazaban diciéndole que lo iban a matar si no colaboraba. Que como consecuencia de ese accionar de los uniformados el detenido sufrió múltiples escoriaciones en región frontal, edema y equimosis en región orbital derecha, hemorragia en el ojo derecho, lesiones que fueran caracterizadas por el médico como de carácter leve.


El detenido (víctima) al formular la denuncia dijo, que se encontraba trabajando en una casa de familia de Valeria del Mar cuando habían llegado cuatro policías a detenerlo porque tenía “captura activa”, que ingresaron corriendo con las armas empuñadas, tirando tiros, mientras le decían que se tirara al piso, resaltando que cuando lo hizo lo habían esposado y comenzado a golpear, que uno de ellos le había dado una patada en la cara mientras el resto lo sujetaba, que también lo habían golpeado en la cabeza con un fierro y con la culata de una pistola. Que luego lo habían ingresado al móvil policial para llevarlo a Madariaga, que durante todo el viaje lo habían seguido golpeando mientras lo amenazaban de muerte, precisando que a la llegada le habían tapado el rostro para que nadie viera que estaba ensangrentado.


El informe del Hospital Comunitario de Pinamar señaló las lesiones que presentaba el denunciante, mientras que el Perito Médico Forense indicó que las lesiones descriptas eran producto de “golpes, choque, roce, frote o fricción, con o contra cuerpos o superficies de consistencia duras, bordes romos y rugosas”.


Los imputados dieron su versión de los hechos, resaltando que el buscado al ver que no tenía lugar para  una posible de huida los había enfrentado arrojando golpes de puño y patadas, que en ese momento habían caído al suelo, que les había costado mucho ponerle las esposas. Dijeron que el disparo de escopeta había sido solo uno, con cartucho de estruendo y para espantar a los perros que había en el lugar, negando haberle pegado durante el viaje a Madariaga.


Uno de ellos manifestó que habían recibido un llamado telefónico en la Comisaría indicando donde estaba el buscado, por lo que se habían dirigido hacia ese lugar para cumplimentar la orden de captura. Sin embargo según el fallo de Cámara, de los registros telefónicos de la Dependencia no surge que en ese horario se hubiera recibido llamado alguno.


También se resalta que la supuesta orden de detención que justificaba el ingreso al domicilio donde se realizó el procedimiento, invocada tanto en el acta de procedimiento como en la declaración de los imputados, no estaba agregada a la causa. Que las supuestas lesiones que sufrieron los policías actuantes no figuraban en el acta de procedimiento, ni se habían iniciado actuaciones contra el detenido por Resistencia a la Autoridad.


Con respecto a las actuaciones que dijeron habían iniciado contra el dueño de la vivienda por estupefacientes, además de ser negado por éste esa situación, según la Cámara fue agregada con posterioridad al hecho invocándose un error involuntario.


Por todo ello los Jueces de Cámara resolvieron rechazar el recurso de apelación interpuesto por la Defensora, confirmaron la resolución recurrida y dispusieron la elevación a juicio de la causa que se le sigue a estos cuatro efectivos policiales por “apremios ilegales”.




 

 




REDES SOCIALES


© 2018 - PIMAMAR 24
PROPIETARIO: DIEGO ANDRES URIBE
DIRECTOR GENERAL: DIEGO ANDRES URIBE
FECHA 16/12/2019 EDICIÓN: Nº755
DOMICILIO LEGAL: JASON 429 PINAMAR
REGISTRO DNDA EN TRÁMITE